La indolencia gubernamental persiste: Indira Kempis

Inicio > Noticias > La indolencia gubernamental persiste: Indira Kempis

La indolencia gubernamental persiste: Indira Kempis

10 Abril 2019
  • El incumplimiento de los ideales zapatistas ha hecho que en este momento tengamos temas tan importantes a discusión, como la termoeléctrica o el Tren Maya.

  • Resulta incoherente decir que reivindicamos una lucha y que no le pongamos atención a los temas que hoy son importantes a debatir para seguir defender los derechos de la tierra, de la justicia y de la libertad.

  • Movimiento Ciudadano considera que los ideales zapatistas deben ser parte integral de la agenda pública nacional.

Posicionamiento del Grupo Parlamentario de Movimiento Ciudadano, Aniversario Luctuoso de Emiliano Zapata, en la voz de la senadora Indira Kempis.

Hace cien años en la hoy ex hacienda de Chinameca, Morelos, fue asesinado cobardemente y a traición nuestro General Emiliano Zapata, quien resumió mediante tres palabras la búsqueda que tenemos hasta ahora los mexicanos y las mexicanas,  “Tierra, justicia y libertad”, si Zapata viviera no estaría aquí adentro, estaría allá afuera armando una revolución, probablemente también como en aquel momento tomando las armas porque en una acción desesperada, cuando la desigualdad, la inequidad y la injusticia existen quizá para algunos no quede de otra.

El reparto equitativo de las tierras y el respeto a la autodeterminación de los pueblos indígenas son las dos principales demandas de los zapatistas, en estas grandes deudas históricas que tenemos hoy participamos, todas y todos, y lo que deberíamos estarnos preguntando, lejos de conmemorar y de que este sea el año de Zapata es, cómo continuar su legado, en el presente y en el futuro.

Tenemos un país que indiscutiblemente no solamente tiene una riqueza cultural, sino también de recursos naturales, de tierras de campo, y hoy más que nunca quizá, en un llamado también en alerta para proteger lo que es nuestro, lo que nos pertenece, lo que en su momento los indígenas, los campesinos y campesinas, no solo de Morelos sino del país fueron sumando estas voces para entonces hacer la revolución con sus propios cuerpos.

El incumplimiento de estos ideales zapatistas ha hecho que en este momento tengamos temas tan importantes a discusión, como la termoeléctrica, algunos proyectos o macroproyectos como el Tren Maya o incluso algunos proyectos también en otras zonas que tienen que ver con la urbanización del campo y que en definitiva significan un detrimento en la salud y en la calidad de vida de las y los habitantes.  

Ya lo decía el senador Eduardo Murat y ayer nos lo recalcó con su iniciativa, la ruta de Zapata hoy está en abandono, ustedes nada más tienen que ir a San Miguel Anenecuilco de los Zapata, Morelos; al sur oriente de ese estado para darse cuenta que la casa museo de Emiliano Zapata hoy no cuenta con los recursos necesarios para su mantenimiento y que este abandono es significativo.

Resulta incoherente de nuestra parte decir que reivindicamos una lucha en la que ni siquiera participamos y que no le pongamos atención a los temas que hoy son importantes a debatir y tomar en cuenta para seguir defendiendo los derechos de la tierra, de la justicia y de la libertad.

La indolencia gubernamental persiste por eso repito que, Zapata no estaría aquí.

En Movimiento Ciudadano consideramos estos ideales zapatistas deben seguir siendo parte integral de la agenda pública nacional, es la mejor manera de honrar un legado de quienes murieron a traición por sus causas. Seguiremos impulsando porque sea respetado el derecho a la libre autodeterminación de los pueblos indígenas, por el cumplimiento de los Acuerdos de San Andrés Larráinzar y por una administración equitativa de la tierra, de los recursos naturales y de los recursos agrícolas.

Hace unos días estuve en Cuautla, Morelos y pongo ante mi un busto que me regaló el bisnieto de Emiliano Zapata y los y las morelenses en representación, con un compromiso, porque me hicieron tener este compromiso y llevarlo hasta acá de velar por la ruta de Zapata y por estos derechos de los indígenas y las y los campesinos. Los zapatistas no quieren otra cosa más que ser felices, esa era también una de las causas y dicen en mi pueblo, San Miguel Anenecuilco de los Zapata, Morelos, que Zapata no ha muerto, que Zapata vive y vive por supuesto en cada persona que adentro y fuera de las instituciones públicas está haciendo su propia revolución y defendiéndola, hasta con el cuerpo.

 

Legislatura: 
LXIV